domingo, 11 de febrero de 2018

¿Qué es y qué NO es bullying?

El año pasado el colegio de mis hijos organizó una súper charla con una especialista en educación y crianza. En esa charla se tocaron varios temas entre los cuáles, uno de los que llamó más mi atención, fue la “sobre reacción” que tenemos los padres de hoy frente a cualquier tema de nuestros hijos.  

En la actualidad las madres y los padres nos hemos vuelto alarmistas y exagerados. Todo se nos hace un mundo, todo es una tragedia y cualquier conflicto de nuestros hijos con sus pares es considerado bullying (incluso si nuestros niños son pequeños de tan solo 2 años).  Con esto, no ayudamos a parar el verdadero bullying pues trivializamos el término y saltamos alarmas innecesarias que podrían terminar haciéndonos omitir las verdaderas.

Y como buena neuro, luego de leer algunos comentarios alarmantes en Facebook sobre el tema en cuestión, decidí investigar al respecto para definir claramente lo que es y lo que no es bullying. Esto con el propósito de evitar confusiones, aclarar dudas y saber lo que podemos y debemos hacer si notamos que alguno de nuestros hijos o conocidos se encuentra en un círculo de acoso escolar. Para esto, además de consultar diversas fuentes conversé con la Mg. María Paz Sáenz, especialista en niños y adolescentes del Anna Freud Centre for Children and families.   

¿Qué es bullying?
El bullying, también conocido como acoso escolar, hostigamiento escolar o matonaje consiste en cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico constante y repetitivo a lo largo del tiempo de un individuo o grupo hacia una persona determinada.

¿Qué características tiene el bullying?
  • Es repetitivo: el bullying implica una repetición continua y constante de las agresiones. Es decir, siempre es el mismo individuo (o grupo) molestando, agrediendo, discriminando (o sea cual sea la forma de agresión usada) a la misma persona.
  • Es intencional: El agresor es consciente de lo que está haciendo y tiene la intención de someter y maltratar a la víctima. Hay un deseo, una intención de sometimiento y dominación.
  • Hay un desbalance de poder: En el bullying se presenta siempre un desbalance de poder entre la víctima y el agresor. Hay una relación de poder desigual entre ambos y este puede provenir de fuerza física, acceso a la información, fortaleza mental e incluso, popularidad.  


¿Cómo se puede presentar el bullying?
Se puede presentar de diversas maneras las más comunes (pero no las únicas) son: exclusión, maltrato físico, esparcir rumores o mentiras (entre otros).

Está bien Neuro, me queda claro lo que es bullying pero, entonces ¿Qué NO es bullying?
No lo es cuando alguien dice o hace algo cruel o molestoso de manera ININTENCIONADA en una ocasión o en pocas ocasiones. O cuando, hacen o dicen algo cruel y malvado intencionalmente, pero es sólo UNA vez.
Tampoco hay bullying cuando es un conflicto entre dos pares con igual fuerza. Es decir, no hay un desbalance de poder entre ellos. El conflicto además ocurre ocasionalmente y/o es accidental. Hay una reacción emocional igual entre los dos niños involucrados y no se busca conseguir control y o poder.

Ojo que es importante notar que muchas veces confundimos bullying con violencia escolar. La violencia escolar, lamentablemente es algo bastante más común y quizá nuestros hijos puedan verse involucrados en un caso a lo largo de su etapa escolar. Esto obviamente, no significa que debemos minimizar la violencia escolar, para nada. Si no que simplemente, el bullying es un hecho gravísimo al que debemos estar súper atentas y cortar de raíz.

Y Neuro, entonces ¿Qué podemos hacer frente a un caso de bullying?  
Debemos actuar inmediatamente y de manera radical en conjunto con el colegio, profesores y alumnos además, de involucrar a los padres de familia de tanto víctimas, agresores y espectadores.

Espero que esta información les haya servido y si tienen más información al respecto o quieren más, por favor dejenmelo en los comentarios.



Las fuentes consultadas son:
Mg. María Paz Sáenz - Psychoanalytic Developmental Psychology Anna Freud Centre for children and families



martes, 23 de enero de 2018

8 maneras de ser la madre más gozadora del verano

El verano suele ser una época abrumadora para nosotras las madres. Los niños están de vacaciones del colegio y no tenemos la estructura ni las actividades escolares que nos apoyan en el día a día. Las academias de verano no duran todo el día y si eres una neuro-madre como yo, seguro te pasas la mayor parte del día manejando entre actividades, deportes, talleres y terapias; y el resto del día organizando actividades para entretener a tus hijos y que no se peguen a la televisión, videojuegos o similares.

En este trajín diario no queda mucho tiempo para acordarnos de nosotras y menos aún para permitirnos disfrutar de nuestra maternidad, por eso he elaborado esta lista con 8 (sí, conmigo siempre 8) actividades que nos van a permitir ser las madres más gozadoras de la maternidad este y todos los veranos.

1.       Ponte bloqueador (sí, ya sabemos que a tus hijos sí les echas litros, pero las mamás solemos olvidarnos de nosotras mismas) y no podrás ser una súper mamá gozadora si estás insolada.
2.       Metete al mar o a la piscina por hooooras. Recuerda tu infancia y quédate chapoteando con tus hijos hasta que tus labios estén morados y tus dedos arrugados. Te prometo que no te vas a arrepentir.
3.       Matricúlate en algún deporte o actividad veraniega, si es posible que te matricules en alguna de estas con tus hijos mejor. Una amiga mía se ha matriculado en clases de surf en la Costa Verde con sus 2 hijos. Y ahí van felices los 3 a hacer sus clases.
4.       Organiza picnics, fogatas en la playa; aprovechemos que vivimos en una ciudad con mar. Lima es una de las pocas capitales del mundo con un mar delicioso y, seamos honestas, ¿cuánto realmente lo disfrutamos? Puedes organizar un picnic con tus hijitos o con tus mamigas, o mejor aún: mamigas con hijos.
5.       Come mucha fruta y vegetales: aprovecha que es la estación de las frutas y vegetales. Come muchos de estos y además de volverte ultra saludable quizá bajes un poco de peso y ¿quién no disfruta su maternidad estando regiaza?
6.       Suelta un poco: tus hijos no tienen que hacer todos los deportes ni todas las actividades del mundo. Esto, sobre todo, si eres una neuro-madre como yo. Prioriza las más importantes o las que más les gusten y destina unas horas a relajar en casa.
7.       Que tu(s) hijo(s) te acompañen a trabajar un día. Si eres independiente, esto es fácil de arreglar. Si no lo eres es un poco más complicado pero, conversa con tu jefe/a y pídele que te permita llevar a tus hijos aunque sea por algunas horas. Que nuestros hijos vean lo que hacemos, en lo que trabajamos y sientan orgullo del trabajo que hacen sus madress es una lección importante que no olvidarán jamás. ¿Eres ama de casa? Mejor aún, que te acompañen todo el día en tus quehaceres domésticos y vean todo el trabajo (invisible) que hay en la casa.
8.       Toma fotos de todos lo que puedas. Sé que suena recontra cliché pero, de verdad se pasa muy rápido, muy, muy rápido y ahora con la tecnología digital es posible guardar todos estos recuerdos.

Finalmente, agradece y disfruta lo que tienes porque es imposible ser la más gozadora si no valoras y gozas lo que la vida te da.

¡He dicho!



miércoles, 20 de diciembre de 2017

Kit de supervivencia para las fiestas de fin de año

¿Qué es un kit de supervivencia para las fiestas de fin de año? ¿es para niños? o ¿es para las mamás? ¿en qué consiste este kit?

Sólo faltan 5 días para que sea Navidad y tan sólo 4 para que sea noche buena.  Luego de eso, una semana más y es año nuevo. ¡¡Yeee!!! Y a pesar de que estamos muy emocionadas y contentas porque se vienen estos días de fiestas y celebraciones con la familia. También andamos un poco estresadas pues los chicos ya están de vacaciones, y no hay ninguna actividad, ni academia que empiece hasta principios de enero y los tenemos en casa dando vueltas sin mucho que hacer y con muchas ganas de enchufarse a los videojuegos y el televisor (cosa que esta neuro-madre odia).

Por eso, me pareció una idea genial cuando la profesora de mi hijo mayor le mandó un “kit de supervivencia para Navidad”. En este kit le ponía adivinanzas, juegos de letras, juegos de números, chistes y algunas manualidades. Y como cuando una idea te parece buena… la copias (obvio, dando los créditos del autor) y la mejoras, hice kits de supervivencia para las fiestas de fin de año para cada uno de mis hijos. 

Acá les paso lo que les puse por si quieren hacerles a los suyos.

Compré unos folders grandes dónde metí todas las actividades. También, pueden usar sobres manila o cualquier otro tipo de contenedor, ya depende que le vayan a meter. 
  • Libros para colorear y colores,
  • plastilina dura,
  • para los que saben leer un par de libritos de cuentos,
  • libritos de actividades tipo laberintos, sopa de letras, adivinanzas, etc. (hay para los que saben leer y los que no)
  • stickers
  • papeles y cintas para manualidades y,
  • por supuesto, unos juegos de corrospum para que practiquen y aprendan lo que aprendieron: letras, número y multiplicaciones.

Eso es todo, lo hice súper rápido lo compré todo en Tai Loy mientras hacía compras navideñas. La idea es poner cosas que le gustan a nuestros hijos y que ellos van a disfrutar. ¿Qué más les pondrían uds.?